cabecera-mentoring-empresario

Comerse vivo

El lenguaje de los órganos: Las situaciones indigeribles - 3ª Parte .

Hoy completaremos la extensa problemática de los trastornos digestivos describiendo las dificultades de la asimilación a través de los intestinos, el páncreas, el hígado.

Queremos recordarles que nuestra mirada desde el Mentoring, No es una mirada desde la medicina.
Es nuestra función de Mentores encontrar las relaciones (las malas relaciones) de conducta (de mala conducta) y del funcionamiento ( del mal funcionamiento) de aquellos que sufren de estas dolencias por no poder expresar sus estados de animo, sus dolores, sus miedos, sus vergüenzas, sus dificultades.

Intestino delgado e intestino grueso
La función principal es la absorción de nutrientes. Para que los alimentos se descompongan en elementos más sencillos
Interesante el parecido existente entre el intestino delgado y el cerebro. Ambos tienen una misión similar: el cerebro digiere las impresiones en el plano mental y el intestino digiere las sustancias materiales.
Las personas con afecciones del intestino delgado suelen tender a un exceso de análisis y crítica, de todo tienen algo que decir, ya que la función característica del intestino delgado es el análisis, la división, el detalle.
Uno de los síntomas que con más frecuencia se dan en la zona del intestino delgado es la diarrea. Vulgarmente se dice: Ése se caga miedo, se lo hace en los pantalones
Cagarse significa tener miedo. La diarrea tenemos es una problemática de angustia.
El que tiene miedo no se entretiene en analizar las impresiones sino que las suelta sin digerir.
No puede dejar que las cosas sigan su curso. Con ello se pierde mucho líquido, ese líquido símbolo de la flexibilidad.

El intestino grueso

Recibe también el nombre de colon.
Las personas que se “atacan” es por temor de liberar lo viejo que ya no se necesita. Viven con inseguridad, tienen dificultad para dejar marchar lo que está superado.
Últimamente está de moda el “colon irritable” y no es más que el temor a relajarse, Inseguridad.
Por lo general acumulan pensamientos antiguos y confusos que obstruyen el canal de eliminación. Se revuelcan en el fango del pasado.
En el intestino grueso, la digestión ya ha terminado. Aquí lo único que se hace es extraer el agua del resto de los alimentos indigestibles. La afección más generalizada que se produce en esta zona es el estreñimiento.
Hay una relación simbólica entre excremento y dinero o entre defecar y dar.
Estreñimiento es expresión de la resistencia a dar, del afán de retener y está relacionado con la problemática de la avaricia. Es un un síntoma muy extendido que padece mucha gente. Indica claramente un exagerado afán de aferrarse a lo material y la incapacidad de ceder.

El páncreas

Representa la dulzura de la vida
Es el enfado y la frustración porque la vida parece que ha perdido su dulzura.
La diabetes se manifiesta como una nostalgia de lo que pudo haber sido. Una gran necesidad de controlar, una tristeza profunda.
El páncreas forma parte del aparato digestivo y tiene dos funciones principales: consiste en la producción de los jugos gástricos esenciales, de carácter eminentemente agresivo, y la endocrina, mediante la cual, el páncreas produce la insulina.
El déficit de producción de estas células da lugar a una afección muy frecuente: la diabetes (azúcar en la sangre).
El diabético (por falta de insulina) no puede asimilar el azúcar contenido en los alimentos; el azúcar escapa de su cuerpo con la orina.
Sólo sustituyendo la palabra azúcar por la palabra amor habremos expuesto con claridad el problema del diabético.
Las cosas dulces no son sino sucedáneo de otras dulzuras. Detrás del deseo del diabético de saborear cosas dulces y su incapacidad para asimilar el azúcar y almacenarlo en las propias células está el afán no reconocido de ser querido, reconocido.
La diabetes produce avinagramiento de todo el cuerpo y puede provocar incluso un coma, estos ácidos son el símbolo de la agresividad.
El cuerpo nos enseña: el que no ama se agria; o, formulado más claramente: el que no sabe disfrutar se hace insoportable.
El diabético quiere amor (cosas dulces), pero no se atreve a buscarlo activamente ( «¡A mí lo dulce no me conviene!»). Pero lo desea («¡Qué más quisiera, pero no puedo!» ). No puede recibir, puesto que no aprendió a dar, y por lo tanto no retiene el amor en el cuerpo: no asimila el azúcar y la expulsa.

El hígado

El hígado es el órgano de la administración.
Históricamente se le atribuyó el ser la sede de la rabia y de las emociones primitivas.

Los que sufren del hígado tienen como característica el hábito de quejarse.
Justifican las críticas para autoengañarse. Sentirse mal.
En general son personas con resistencia al cambio. Con miedo. Con ira y odio.
Son personas que viven con amargura, con pensamientos rígidos. Juicios condenatorios. Y mucho orgullo.

Los trastornos y afecciones del hígado, señalan una clasificación errónea de lo que es beneficioso y lo que es perjudicial (¿alimento o veneno?), ya que la capacidad del hígado para desintoxicar presupone la facultad de diferenciación y valoración, porque quien no puede diferenciar lo que es tóxico de lo que no lo es, no puede desintoxicar.

Un hígado enfermo indica que el individuo ingiere con exceso algo que supera su capacidad de proceso, denota inmoderación, exageradas ansias de expansión e ideales demasiado ambiciosos.
Pero no todas son malas noticias: es el único órgano capaz de autogenerarse. Por eso el Mentor tiene la oportunidad de ayudar a aprender a tener moderación, sosiego, continencia.

Es función del Mentor ayudar a su cliente a plantearse primero estos interrogantes:

  1. ¿En qué órdenes he perdido la facultad de valorar con precisión?
  2. ¿Cuándo soy incapaz de distinguir entre lo que puedo asimilar y lo que es «tóxico» para mí?
  3. ¿Cuándo he sido incapaz de moderarme, cuándo he tratado de volar demasiado alto (megalomanía), cuándo «me he pasado»?

La función del Mentor es ayudar al cliente a responder-se a estos interrogantes.
La función del Mentor, es definitivamente, ayudar a exteriorizar toda esta serie de trampas internas y resolverlas en forma practica y positiva para la persona y para el medio donde se desenvuelve.

Ayudarle a aprender a tomar conciencia de sus sentimientos, afrontar conscientemente los conflictos y digerir y administrarse.
A reconocer sus deseos de ser querido, mimado, recomnocido.

El Mentor trabaja con este tipo de personas para crear la seguridad para conseguir afrontar sus problemas de forma activa y vital.


Abril, 2011

Venta de Libros

Libro Genograma y mentoring P

Mis claves para aprender a cambiar.

Una herramienta de ayuda para todo profesional que busque el bienestar del Otro...

Leer más...

Boletín Informatívo

Presentacion del libro en Marbella 125

Suscríbete a nuestra publicación distribuida de forma regular por correo electrónico acerca de Mentoring Empresario.

Leer más...

Galería de Vídeos

Galería de Imágenes

¿Quién es Ernesto Beibe?

ErnestoBeibeProf. Ernesto Beibe
Mentor y Consultor Empresarial
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Leer más

Siguenos en...

twitter_48x48 facebook_48x48 feed_48x48 youtube_48x48

Encuéntranos

Recomienda Nuestra Web

 
 
 
 

Últimos Comentários

  • Mentoring Empresario en La Vanguardia

    Pilar 10.12.2014 21:11
    Hola, me ha gustado todo el contenido de la web. lo relacionado con Mentoring. Tiene calidad y en ...
     
  • Mentoring Empresario en La Vanguardia

    maria 18.06.2014 21:12
    Me parecio muy interesante la nota. Estamos iniciando una marca de ropa FELICITY URBAN.Estamos en Cba ...