cabecera-mentoring-empresario

El miedo, motor del stress

Hemos gastado la palabra stress hasta el hartazgo. Y sin embargo, aún hoy son muchas las personas que culpan al stress de dolores aquí, de dolores allá, de ataques de nervios, de descontrol, de cansancio, de maltrato a los demás, de poco rendimiento en el trabajo, de la falta de memoria, en fin, se culpa al stress de todos los males actuales de la humanidad.

Como no hay nada más complejo que el stress, en muy pocas oportunidades nos enteramos de los verdaderos alcances y la verdadera significación de esta palabra –jocker que nos sirve para rellenar cualquier hueco.

El stress es imprescindible para la vida diaria cuando es un eu-stress, o sea, un buen stress. Aquél que es imprescindible al momento de cruzar una calle donde sin el estado de peligro y la descarga de adrenalina, dopamina, noradrenalina nos es importante para cuidarnos y no acabar bajo las ruedas de un vehículo.

Está también el dis-tress, el mal stress donde los peligros no tienen cara, no tienen razón y nos mantienen en un estado de alerta permanente con la consiguiente descarga de adrenalina, dopamina y noradrenalina que en cantidades masivas e inacabadas terminan minando nuestro organismo, nuestras relaciones y nuestra integridad total.

Una de las características de Mentoring Empresario es convertir estas confusiones en conceptos claros, comprensibles para todos y básicamente para darle a las palabras la honra que se merecen pues para eso se nos ha dado el don de la comunicación.

A partir de esta lectura y en dos publicaciones ahondaremos en esta problemática del miedo y el stress. Y deseamos que les sirva para poder diferenciar sus emociones, dándole al pan, pan y al vino, vino. O sea no nombrar al miedo como “nervios”, “sufrimiento”, sino que sea consciente de cuando tiene miedo reacciona con stress y esto le ayudará a ubicarse en su realidad, y aceptarla.

Primero lo primero

Desde el comienzo de los tiempos, la tierra estaba poblada por peces y otros reptiles que poseían un cerebro que sólo regulaba los elementos básicos de supervivencia. La territorialidad, la casa, el apareamiento.

Era un cerebro diseñado para manejar la supervivencia y su sentido era pelear o huir, sin ningún proceso sentimental. Pura vida instintiva, sin capacidad de pensar o de sentir, solo de actuar.

En la evolución del hombre, este cerebro fue permaneciendo, y aun hoy tiene una total vigencia como alarma frente al peligro, y es donde se juegan los puros instintos de aceptación o rechazo.

Es sensible básicamente a los estímulos de miedo, justamente para la conservación de la especie.

A partir de este sensor, al primer atisbo de peligro, sea real o figurado (ya trataremos el punto), este cerebro reptílico organiza en nuestro organismo una descarga de hormonas, que actúan sobre nuestros músculos para prepararnos a atacar, a paralizarnos o huir.

ESTA DESCARGA ES EL VERDADERO STRESS

Son las hormonas que se activan frente a situaciones de alerta y detección de peligro: la adrenalina, de pura acción, aumenta la concentración de glucosa en la sangre, aumenta la tensión arterial y el ritmo cardíaco. Dilata las pupilas para tener una mejor visión, aumenta la respiración.

Estimula el cerebro para que produzca dopamina, que facilita la agresión defensiva.

La noradrenalina, que lleva a un incremento en el alerta general.

La serotonina, que cumple un papel inhibitorio para la descarga de impulsos.

Todas estas descargas surgen cuando estamos frente a peligros y tienen como fin la actividad de atacar, paralizarse o huir.

SIN EMBARGO

Ya no hay predadores que pongan en peligro nuestra vida y nuestra integridad física. Entonces…. ¿Dónde están los peligros que amenazan nuestra integridad?.

¿Cuáles son los miedos que amenazan en nuestro tiempo? Estos miedos, ansiedad, preocupación, terror, espanto, susto, paranoia, horror, fobia, inquietud, pánico, riesgo, temor, aprehensión, aversión, pavor, claustrofobia, recelo son originados por distintas razones.

Que quedemos desamparados, solos, ninguneados, desdeñados, dejados a un lado.

La ilegitimidad, el no ser querido el ser rechazado o excluído, el ser expulsado, el no rendir frente a las expectativas de un otro, el miedo al ridículo, miedo a tener miedo (que es el pánico), miedo a ser amado, miedo a no ser amado, miedo a no poder amar, miedo a amar demasiado( íntimamente asociado con el miedo a la dependencia), miedo a la crítica, miedo a la muerte, miedo a errar, miedo social, miedo a los animales de la misma especie, miedos instaurados por la sociedad, miedo a la enfermedad, miedo a la pobreza, a la guerra, a la desintegración, miedo al éxito, miedo al fracaso entre otros.

Todos estos miedos no son necesariamente generados por otras personas sino que muchas veces, son miedos generados por nuestra propia mente. Es nuestro inconsciente el que arma, en ocasiones, los más terribles escenarios.
De ahí que no en pocas ocasiones nuestro peor verdugo somos nosotros mismos.

Cuando el cerebro reptilico detecta alguno o varios de estos miedos, pone en marcha la impresionante maquinaria corporal para atacar, huir o paralizase.

Esta permanente descarga, que se sucede en el dia sin poder resolverse, tal como seria con un peligro externo, enloquece al cuerpo y lo deja bajo un continuo estado de stress.

El estar permanentemente alerta, sin siquiera tener noción de que son las fuerzas internas las que generan estas descargas hormonales, hacen, por lo general, que busquemos motivos en el afuera para estar tan mal.

Por eso es importante, y esta es una de las funciones del Mentoring, el revisar con la persona que padece de este grado de stress, las propias inseguridades, que generan estos propios miedos.

O tal vez sucesos enquistados que alguna vez nos provocara susto y que no pudimos reponernos de ello aunque pasen decenas de años, como los peligros que podrían entrañar las influencias y dominaciones de seres cercanos, padre, madre , hermanos, que seguramente despiertan el temor justificado de no ser comprendidos, no queridos, expulsados del lugar familiar.

En una próxima entrega, conversaremos de cómo incide este miedo y este stress en las otras partes del cerebro y del cuerpo, y las posibles soluciones.


Febrero, 2011

Venta de Libros

Libro Genograma y mentoring P

Mis claves para aprender a cambiar.

Una herramienta de ayuda para todo profesional que busque el bienestar del Otro...

Leer más...

Boletín Informatívo

Presentacion del libro en Marbella 125

Suscríbete a nuestra publicación distribuida de forma regular por correo electrónico acerca de Mentoring Empresario.

Leer más...

Galería de Vídeos

Galería de Imágenes

¿Quién es Ernesto Beibe?

ErnestoBeibeProf. Ernesto Beibe
Mentor y Consultor Empresarial
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Leer más

Siguenos en...

twitter_48x48 facebook_48x48 feed_48x48 youtube_48x48

Encuéntranos

Recomienda Nuestra Web

 
 
 
 

Últimos Comentários

  • Mentoring Empresario en La Vanguardia

    Pilar 10.12.2014 21:11
    Hola, me ha gustado todo el contenido de la web. lo relacionado con Mentoring. Tiene calidad y en ...
     
  • Mentoring Empresario en La Vanguardia

    maria 18.06.2014 21:12
    Me parecio muy interesante la nota. Estamos iniciando una marca de ropa FELICITY URBAN.Estamos en Cba ...