cabecera-mentoring-empresario

QUE BAJÓN!!!!

Cada vez es más frecuente que escuchemos: tengo desánimo, estoy decaído, desalentado, descorazonado, desmoralizado y abatido(a).

Estos estados de ánimo se presentan en alguien que ha sufrido una pérdida o un shock anímico. Distinguimos entre: “bajón” y estado de tristeza, entendiendo por este último, “un estado de abulia, de desinterés, inactividad, indolencia ” que permanece.

Cabe además que no lo confundamos con comportamientos disfuncionales de los vagos, holgazanes y perezosos, pues ¡que los hay, los hay!. En nuestras empresas pero más en nuestras familias.

Estos estados de ánimo, tienen que ver con haber perdido la plenitud vital. Esta no puede medirse con termómetros, ni tensiómetros. Tampoco puede señalarse claramente: me duele acá. Es una de las contadas veces donde queda claramente marcada la articulacíón cuerpo-mente.

No son sensaciones de parálisis, ni de dolor, pero queda registrado en el cuerpo, en forma de desvitalización. Son una combinación de sensación corporal y emocional. Un mix que no es metafórico, y que nos deja un sabor amargo.

Pueden ser pasajeros cuando la naturaleza humana misma actúa generando un nuevo equilibrio, pero hay ocasiones en que no se resuelve el desánimo, el decaimiento y el sentirse descorazonado y abatido(a). A esto además va unido un residuo de queja permanente y de languidez.

A menudo ocurre que la persona comenzará a exagerar la magnitud de sus deficiencias y seguramente culpará al medio de las “dificultades” que enfrenta. Además suele observarse que la persona actúa como “barril sin fondo” para quien no hay ayuda que le sea suficiente. La persona es incapaz de reconocer mejorías y tampoco tiene capacidad de agradecimiento para quien la ayuda.
Con este comportamiento busca impotentizar a quien lo ayuda o quiere hacerlo.

Esto genera un círculo vicioso que se manifiesta en el abandono que la persona hace de su cuerpo, de sus deberes laborales, sus obligaciones sociales y familiares.

Aquí es fundamental la participación del Mentor.

Si la propia naturaleza no logró que este estado disfuncional fuera pasajero, es necesario buscar la ayuda profesional.

Detrás de la tristeza existe un estado depresivo. Metafóricamente, la persona se siente aplastada, empequeñecida, doblada y doblegada. La imagen que se nos ocurre es la de un animal al que lo han cargado con tal exceso de objetos sobre su lomo que no puede andar, que está a punto de desplomarse y reventar.

Ese peso simbólico se traduce en los baúles de venganzas celosamente guardadas y postergadas; en acumulación de ira lanzada contra sí mismo, para no estallar hacia afuera. Muchas veces se trata de duelos ignorados o disfuncionalmente alargados y cristalizados.

En estos casos, no basta querer ayudar a la persona que ha caído en este estado tan disfuncional. ¡Hay que saber cómo hacerlo!.

De la misma forma que un animalito apaleado, al estar tan herido, muerde y ataca para defenderse, incluso a quien quiere curarlo o alimentarlo; la persona que está en este estado tiene varios mecanismos de defensa que son ataques a sí mismo y al medio.

Aquí el Mentor ayuda a estas personas a avanzar. Primero con la comprensión de su estado de dolor y a partir de ahí, le señala los pasos del camino del duelo que inexorablemente tendrá que cumplir y que tiene un tiempo determinado de duración. En estos casos, el camino del duelo se ha alargado tanto que la persona pierde la perspectiva que lo cursó o está cursando actualmente y no puede ponerle fin.

Las frases más frecuentes son: ¡yo estoy bien!, ¡a mí no me pasa nada!, ¡desconecto y sigo!, ¡esto ya me va a pasar!.

Frases como las mencionadas reflejan que la persona realmente ignora que está atravesando un camino de duelo o que lo conoce pero pretende negarlo.
Es ahí cuando suele ocurrir que la persona entra, sin darse cuenta, a accionar compulsivamente, en una suerte de manía por hacer cosas que le permitan olvidar o mantenerse ocupada para no pensar con profundidad en sí misma y en su momento de vida.

Esto la conduce a que tenga que volver a foja cero y a tener que reiniciar un nuevo camino de duelo que se agregará al anterior formando así un entrelazamiento disfuncional y más prolongado.

En Mentoring, la persona encuentra soluciones aplicadas a su diario vivir que provienen del entendimiento de su realidad. Se trata de una comprensión profunda y objetiva que antecede al momento en que la persona logra sentir motivación. Recordemos que la raíz de motivación es motor, pura energía que puede mover desde un reloj a una locomotora de tren.

El trabajo del Mentor es un trabajo reconstitutivo de los tejidos psíquicos pero además es un espacio donde se generan pasos estratégicos para lograr cambios concretos y acertados que revelan la metamorfosis de la persona que dejará atrás la desesperanza, pasando a vivir una vida con mayor plenitud en el área relacional, laboral y corporal.


Febrero, 2011

Venta de Libros

Libro Genograma y mentoring P

Mis claves para aprender a cambiar.

Una herramienta de ayuda para todo profesional que busque el bienestar del Otro...

Leer más...

Boletín Informatívo

Presentacion del libro en Marbella 125

Suscríbete a nuestra publicación distribuida de forma regular por correo electrónico acerca de Mentoring Empresario.

Leer más...

Galería de Vídeos

Galería de Imágenes

¿Quién es Ernesto Beibe?

ErnestoBeibeProf. Ernesto Beibe
Mentor y Consultor Empresarial
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Leer más

Siguenos en...

twitter_48x48 facebook_48x48 feed_48x48 youtube_48x48

Encuéntranos

Recomienda Nuestra Web

 
 
 
 

Últimos Comentários

  • Mentoring Empresario en La Vanguardia

    Pilar 10.12.2014 21:11
    Hola, me ha gustado todo el contenido de la web. lo relacionado con Mentoring. Tiene calidad y en ...
     
  • Mentoring Empresario en La Vanguardia

    maria 18.06.2014 21:12
    Me parecio muy interesante la nota. Estamos iniciando una marca de ropa FELICITY URBAN.Estamos en Cba ...