cabecera-mentoring-empresario

 

Visto y oído diariamente:
me das el saldo deudor de hoy?
uh, como llego a cubrir?
puedo mandarte algo hoy y mañana completo?

Estos son diálogos constantes de muchos empresarios que tienen esta conducta que los vuelve prácticamente adictos.

Desde temprano en la mañana se preocupan por saber su saldo deudor del día, y cuando oyen la cifra, reciben un golpe de adrenalina, de taquicardia, de angustia, y el miedo los paraliza en sus oficinas tratando de encontrar fuentes de dinero para cubrir ese saldo en ese día.
Y sucede lo mismo al otro día. Y al otro. Y al otro.

Que dejan de ocuparse de sus negocios durante horas enteras para conseguir los fondos para que no les sean rechazados cheques propios de la cuenta corriente.

Que viven intensamente una sensación de peligro y de angustia hasta llegar a último minuto a cubrir esta deuda i n t e r m i n a b l e con el o los bancos.

Que cuando llegan a cubrir, una oleada de gozo los inunda, con una sensación casi orgásmica.

De forma benevolente podríamos pensar que los lleva a este estado de cosas la presunta insolvencia o falta de liquidez, sin embargo, siempre llegan a cubrir su cuenta de saldo negativo!!!!

Como Mentores, nos encontramos con empresarios o profesionales que tienen éstas características, a quienes en todos los casos hemos ayudado a superarla.
Por supuesto, de ninguna manera se trata de aconsejar como organizarse mejor, llevar un orden en las cuentas, anticiparse a los vencimientos, porque estas ideas no solo no serían escuchadas, sino que irían en franca colisión con la necesidad de estas personas de repetir una y otra vez este círculo vicioso.

Es nuestra función el ir más allá del hecho, comprendiendo las razones y las raíces inconscientes que lo llevan a atentar contra su bienestar de esta manera.
Partimos desde la comprensión de que esta persona actúa así, repitiendo una y otra vez este comportamiento, no causado por circunstancias económicas o financieras, sino por motivos absolutamente emocionales.

Emocional es el término adecuado, porque e-moción significa e-motion.
De motion proviene la palabra motor, motorizarse.
A nuestro sufriente corredor contra el tiempo lo motoriza el tener estas sensaciones de miedo, de excitación, de descargas de adrenalina, para concluir en una descarga de otros neurotransmisores, cercanos al placer y al orgasmo, cuando por fin llega a tiempo para depositar y saldar su deuda diaria con el banco.

Una de las características del género humano es ser gregario. Pertenecer a un grupo.
Aquel que siente excluido de un grupo determinado, porque lo excluyen o se autoexcluye, porta consigo un sentimiento de tristeza, homologable a un dolor intenso, no en el área física sino psíquica, básicamente en los sentimientos.

El único antídoto a éste tipo de dolor, lo que calma, es que parte del grupo al cual pertenece, lo busque, lo reclame, lo necesite.
Una parte muy importante del grupo al que pertenece un empresario, tal vez el de más peso, es el grupo de las finanzas, del cual los bancos son su cara más evidente.
Si logra conseguir que éste grupo lo persiga exigiendo su presencia, su dinero, (en estos casos son demandas y pedidos perentorios), se sentirá muy bien.

El ser llamado, pedido, reclamado, exigido, requerido por ésta parte de su entorno, inconscientemente lo hace sentirse deseado, lo hace sentir vivo, útil, necesario, a partir de lo cual se excita, descarga adrenalina, histamina y dopamina, entrando en un stress que le hace perder contacto con su realidad, (necesita ese tiempo para hacer negocios), en la búsqueda desesperada de conseguir fondos para cubrir sus cheques emitidos.

Dentro de esta situación confusional, con semejante grado de requerimiento, donde nunca como en este caso podemos hablar de la condición simbólica del dinero, una vez lograda su meta, que es depositar en tiempo la suma requerida, que además cada día es de distinto monto, llega la descarga, el apaciguamiento, la sensación de premio que se da a sí mismo y el placer que le produce sentirse potente, como cuando llega al orgasmo.

Aquí es donde queda patentizada esta relación de reclamo amoroso, la excitación y el placer.
Son emociones tan fuertes, que lo llevaran a motorizar mañana y pasado y pasado mañana las mismas acciones.

Si logramos hacer consciente esta necesidad de amor, de sentirse deseado, incluido, es por seguro que entenderá que esto no se genera espontáneamente, habrá que ir a buscarlo!

Pero buscarlo en el terreno de las relaciones entre humanos, no en la relación desigual con el banco, que, no solo lo hace confundir, sino como dijimos al comienzo: se convierte en un amor no correspondido.

Diciembre, 2013

Boletín Informatívo

Presentacion del libro en Marbella 125

Suscríbete a nuestra publicación distribuida de forma regular por correo electrónico acerca de Mentoring Empresario.

Leer más...

Venta de Libros

Libro Genograma y mentoring P

Mis claves para aprender a cambiar.

Una herramienta de ayuda para todo profesional que busque el bienestar del Otro...

Leer más...

Galería de Vídeos

Galería de Imágenes

¿Quién es Ernesto Beibe?

ErnestoBeibeProf. Ernesto Beibe
Mentor y Consultor Empresarial
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Leer más

Siguenos en...

twitter_48x48 facebook_48x48 feed_48x48 youtube_48x48

Encuéntranos

Recomienda Nuestra Web

 
 
 
 

Últimos Comentários

  • Mentoring Empresario en La Vanguardia

    Pilar 10.12.2014 21:11
    Hola, me ha gustado todo el contenido de la web. lo relacionado con Mentoring. Tiene calidad y en ...
     
  • Mentoring Empresario en La Vanguardia

    maria 18.06.2014 21:12
    Me parecio muy interesante la nota. Estamos iniciando una marca de ropa FELICITY URBAN.Estamos en Cba ...