cabecera-mentoring-empresario

 

Un día me despidieron de la empresa
donde trabaje mis últimos veinte años.
La verdad es que me indemnizaron muy bien.
Tengo el dinero que me quema en las manos.
Tengo una duda que no puedo resolver:
Busco otro lugar en relación de dependencia
o me dedico a armar mi propia empresa?

Esta disyuntiva es muy común, casi diría que es una constante diaria con la que se encuentra el Mentor entre las múltiples consultas. 

Por lo general se da en (ex) funcionarios de altos cargos en Compañías, especialmente aquellos que están en contacto con empresarios, desde su rol, su función.
 
Pueden ser gerentes de bancos, responsables de ventas, vendedores de alto nivel, responsables de las oficinas de compras, que negocian diariamente con empresarios.
Es verdad que desde esos cargos, de relativo poder, muchas veces se confunden y creen que son ellos los dueños de las empresas que representan, cuando en realidad dependen de esa empresa que finalmente es la que paga su sueldo y determina su continuidad o el fin de su carrera dentro sel sistema.
 
Tal es el nivel de confusión, que muchas veces discuten, negocian, arriban a acuerdos, con empresarios que son hábiles para contratar, cuando ellos no son libres para concertar porque naturalmente tienen que "consultar arriba".
 
Esta distinción entre un empleado en relación de dependencia y un empresario con autonomía, muchos lo tienen asumido, pero otros piensan que si estuvieran en la silla de enfrente, manejarían las relaciones de compra-venta o negociaciones varias con mucha facilidad.
 
Determinadas circunstancias vitales le hicieron  optar quedarse cómodos con la protección maternal y rutinas no sobresaltantes que  ofrece una empresa, pero llego el tiempo, parece ser el momento donde no hay marcha atrás!
Cuando llega el momento de dejar la empresa, sea por el motivo que fuera, hay quienes ven en este hecho, una oportunidad de completar un sueño que acarician hace tiempo.
 
Pueden tomar el riesgo de ponerse por cuenta propia, es decir convertirse en empresarios, de optar por la independencia con toda la responsabilidad y cargas que ello implica. Es el momento donde el riesgo de  la eventualidad de ganar o perder, marca,  la diferencia entre considerarse empresario o no.
 
Estas personas, que salen a probar-se que sus sueños puedan llegar a materializarse, es gente que se va a dedicar a aprender, que va a buscar ayuda,  va a pedir consejos para desarrollarse, cuando hasta ahora conocieron la silla confortable de jefe o empleado jerárquico, sin ser conscientes que manejaban un capital ajeno.
 
Pero una cosa es comenzar una empresa y otra poder sostenerla.
Hasta la línea de largada, tendrá muchas opciones, cada cual mejor que la otra, pero qué pasara ante la primera frustración?
 
Los planes deben comenzar a pensarse, a organizarse, antes de quedar con el dinero quemante en las manos.
Cuando, de manera temprana llegan a la consulta del Mentor, es donde la disyuntiva de independizarse o de volver a buscar un lugar en una empresa, es vital.
Muchos quieren pero pocos pueden llegar a ser empresarios.
 
Y los que no pueden pero quieren, pueden llegar a serlo, pero sincerándose realmente con sus posibilidades, sus fuerzas, su posibilidad de mantener la empresa viva más allá de su creación, midiendo su tolerancia a la frustración, y lo más importante, lo fundamental, es no contrariar las lealtades familiares, las creencias y valores de su familia de origen.Ser leales a esto último, les va a permitir comenzar y seguir, fundarse y desarrollarse.
 
De ahí que llegar de manera temprana a la consulta del Mentor es vital porque ahorra tiempo, confusión, fracaso y dinero a quien opta por este camino.
 
Hay familias donde la seguridad de un sueldo es su estandarte, familias con conciencia obrera, padres, abuelos, tíos que jamás salieron ni se les ocurriría salir de una relación de dependencia.
Por supuesto, esta familia no solo no los va a entender, sino que no lo van a acompañar, y siempre va a estar el : viste ?, te lo dije ! frente a cualquier traspié.
 
Hay quienes llegan a tener un muy buen pasar, pero un día se quiebran para no ser más que fuera el padre, no llegar a lugares que para los padres resultaría peligroso.
Fracasaran por lealtad, por amor, y esto es importante tenerlo claro antes de embarcarse en el pedregoso camino de la empresa o del cuentapropismo, que es finalmente tan empresa como cualquier empresa.
 
El Mentor cuenta con una herramienta FUNDAMENTAL que es el Genograma para detectar estas posibles grietas en el más allá de los deseos, para poder determinar si realmente puede acompañar o no al desarrollo de esa esperanza de independizarse, y detectándolas, se puede cambiar absolutamente la inexorabilidad de una frustración, de un fracaso, de volver a la relación de dependencia, no por inhabilidad, sino por estas fuerzas internas que pueden ayudar, acompañar pero también boicotear los logros.
 
También el Genograma detecta cuáles son los puntos fuertes dentro de la familia, donde están las posibilidades de identificación positiva con algún ancestro, así sea de la tercer generación, que da fuerza, genera entusiasmo cuando las cosas pueden tambalear, lo acompaña a uno en su búsqueda de un mejor vivir.
 
Quisiera terminar este artículo, con un toque de atención a aquellos que creen que se la "saben todas" porque estuvieron en contacto con empresarios.
 
Son aquellos que hacen sesudos cálculos financieros y buscan "oportunidades" donde colocar su capital, sin esa sagrada llama que sale desde el interior, del entusiasmo que les generaría el rubro o el lugar que puedan desear. Si lo pudieran conocer y desarrollar realmente les traería placer el ocuparse.
 
Hemos visto como años de trabajo traducidos en indemnizaciones se deshacen en las manos con este tipo de elecciones.
 
Entonces la pregunta no sería: Busco otro lugar en relación de dependencia o me dedico a armar mi empresa?
 
Sino que la pregunta se plantearía así: estoy en condiciones, soy inteligente, poseo pensamiento estratégico, tengo tolerancia a la frustración, sé decir NO, sé cuidarme,  tengo ambición e integridad, puedo preguntarme sin temor a saber para que estoy preparado, quién soy, que quiero, que puedo?
 
Las respuestas, entonces, a las preguntas anteriores llegaran solas, es necesario ponerlas sobre la mesa, analizarla desde todos los ángulos que hemos mencionado, para no tener un mar de dudas, porque entonces contaremos  con una plataforma de certezas, para comenzar un nuevo camino y poder SOSTENERLO. 
 
Abril, 2014

 

Boletín Informatívo

Presentacion del libro en Marbella 125

Suscríbete a nuestra publicación distribuida de forma regular por correo electrónico acerca de Mentoring Empresario.

Leer más...

Venta de Libros

Libro Genograma y mentoring P

Mis claves para aprender a cambiar.

Una herramienta de ayuda para todo profesional que busque el bienestar del Otro...

Leer más...

Galería de Vídeos

Galería de Imágenes

¿Quién es Ernesto Beibe?

ErnestoBeibeProf. Ernesto Beibe
Mentor y Consultor Empresarial
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Leer más

Siguenos en...

twitter_48x48 facebook_48x48 feed_48x48 youtube_48x48

Encuéntranos

Recomienda Nuestra Web

 
 
 
 

Últimos Comentários

  • Mentoring Empresario en La Vanguardia

    Pilar 10.12.2014 21:11
    Hola, me ha gustado todo el contenido de la web. lo relacionado con Mentoring. Tiene calidad y en ...
     
  • Mentoring Empresario en La Vanguardia

    maria 18.06.2014 21:12
    Me parecio muy interesante la nota. Estamos iniciando una marca de ropa FELICITY URBAN.Estamos en Cba ...