cabecera-mentoring-empresario

De ofendidos y maltratados

Ofendidos y maltratados van girando por este mundo..
Tan ofuscados que a veces, la vida se les convierte en una carga agria difícil de elaborar y dejarla a un lado.

Cada una de esas personas tiene su contraparte: el que ofende.
Muchas veces el que ofende ni se da cuenta que lo está haciendo, porque la ofensa, justamente vive en el campo del ofendido.

Tenemos que diferenciar entre lo que es un ataque de una persona hacia otra, que los hay, y hay muchos, que provocan heridas a sabiendas, porque agresivos y violentos hay también muchos caminando por nuestro mundo diario.

Estas líneas están escritas para el ofendido, para poder poner luz en este problema relacional que se le plantea, y que goza del privilegio de no tener un solo ofensor, sino que muchas situaciones terminan ofendiéndole.

Para que una persona se ofenda, es decir “se sienta ofendida”, tiene necesariamente que sentirse humillada frente al otro, el que tiene el poder que le ha sido conferido por el humillado, el ofendido.

Para nuestra víctima, tiene que ser alguien a quien él le ha otorgado la prerrogativa de poder estar en un lugar, donde su palabra cotice frente a él, que es quien recibe “el agravio”

No hay personas “ofendidas” hay personas ofendidizas , es decir, con un campo fértil para la humillación.
Son personas acostumbradas a ser los primeros que se atacan a sí mismas, atacan una y otra vez a los pilares de su propia estima.

Sin embargo, para la autoestima no alcanza una conducta personal intachable, necesita también descender de personas irreprochables, o por lo menos no sentir que su familia porta algún secreto vergonzante.
Cuando uno no puede enorgullecerse de las raíces, o por lo menos haberlas aceptado plenamente, aparece como la contracara, la vergüenza.

La ofensa tiene su raíz en “la vergüenza , alguien que cree que se encontró descubierto haciendo algo que cree indebido.
Por lo general este “algo indebido” tiene raíces muy fuertes en las creencias y cultura del nuestro personajeofendidizo”.
Alguien que se avergüenza frente a un comentario de algún otro, es porque legitima a quien lo ofende. Es una relación asimétrica.

Quienes padecen de estas “molestias” en la comunicación, son personas que están en guardia permanente, y estas defensas las lleva a ofenderse con las acciones o las palabras dichas por otro.
Siempre, insisto, hay otro, porque la ofensa por si misma no existe más que como una acción perteneciente al terreno de lo relacional.

La ofensa es visceral , a veces no tiene lógica, y los “supuestos ataques” se convierten en “ofensas”, y cuando se generan verdaderas tormentas afectivas y brota la impotencia por generar una respuesta inmediata, convirtiéndose esta energía (mala sangre) en un fuerte deseo de venganza.

El “ofendido” va a buscar un ajuste de cuentas, respuestas fantaseadas desproporcionadas, de la misma intensidad del sentimiento de parálisis que sufre. Tiene “sed de venganza”.
Necesidad de que lo indemnicen, lo tranquilicen, le pidan perdón, disculpas.
Porque es la sensación de impotencia, miedo y vergüenza que promueve esta parálisis y evita el enfrentamiento.

Es ahí donde puede disolver este cuadro con “disculpas”. Sin embargo, cuántas veces hemos oído lo de“disculpo, te perdono, pero no olvido”?
El “ofendido” se las pasa disculpando, o peor, se aplaca a sí mismo, aplaca al otro para que no vuelva a “atacarlo”!

Si el ofendido pudiese defenderse de lo que el considera un ataque, pues no existiría tal ofensa, sería una riña, una discusión, una desinteligencia, un conflicto, pero no una ofensa.

Si frente al stress, al peligro con la consiguiente descarga de adrenalina, que le significa este ataque, real o imaginario, nuestro “ ofendido” pudiese responder , quedaría aliviado.
Si esta inhibido de “devolver” (como un padre le diría a un niño: le devolviste el golpe”?), queda con la afrenta fijada, creando un circulo donde el recuerdo evocación de este suceso vuelve a convocarlo al mismo efecto: la ofensa.

Una afrenta devuelta aunque sea solo de palabra se recuerda de otro modo que una que se debió tolerar con mortificación.
El trauma se acrecienta si no puede devolver lo que siente como ataque u agresión, perdiendo una vez más su dignidad y volviendo al circulo vicioso de volver a sentirse inferior frente a su interlocutor.

Donde opera el Mentor en este universo de sufrimientos , como lo atempera, como puede hacer cambiar este “ser agredido” por un ser que camine la vida pudiendo discernir qué es un ataque, una burla, una broma, una reconvención, una corrección, un desentendimiento, una falla en la comunicación, a la que pueda responder, corregir, replicar, enojarse, compartir y no “herirse de muerte” por cualquier comentario o negociación con la seguramente no estará de acuerdo (justamente por eso es una negociación).

Bien , lo primero es comprender a nuestro cliente desde sus raíces, a partir del Genograma, el instrumento para reunir información desde lo transgeneracional.
Que pasó en su familia, sus secretos, sus vergüenzas?
Después, entender que pasa con sus valores en cuanto a lo relacional con el Otro.

Que proyecta sobre aquel que lo “ofendió”.
Que personajes fantasmas rondan alrededor suyo.
Como desarmar estratégicamente situaciones que parecen no tener salida.
Como sentirse cada vez mas fuerte en sus convicciones, no para discutir sino para comprender, para poder responder con equilibrio a los presuntos ataques de un “presunto ofendedor”.

Como mediatizar la sensación de venganza y displacer frente a la “ofensa” real o imaginada.
Como cambiar el sistema de valores respecto del Otro o de los Otros posibles ofendedores.

Estas situaciónes de reparación que plantea Mentoring Empresario fueron y son exitosos en todos los casos.
Valiente desafio para el Mentor y su Cliente, pero…que bien se vive después, que seguro transita uno por la vida!


Octubre, 2011

Boletín Informatívo

Presentacion del libro en Marbella 125

Suscríbete a nuestra publicación distribuida de forma regular por correo electrónico acerca de Mentoring Empresario.

Leer más...

Venta de Libros

Libro Genograma y mentoring P

Mis claves para aprender a cambiar.

Una herramienta de ayuda para todo profesional que busque el bienestar del Otro...

Leer más...

Galería de Vídeos

Galería de Imágenes

¿Quién es Ernesto Beibe?

ErnestoBeibeProf. Ernesto Beibe
Mentor y Consultor Empresarial
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Leer más

Siguenos en...

twitter_48x48 facebook_48x48 feed_48x48 youtube_48x48

Encuéntranos

Recomienda Nuestra Web

 
 
 
 

Últimos Comentários

  • Mentoring Empresario en La Vanguardia

    Pilar 10.12.2014 21:11
    Hola, me ha gustado todo el contenido de la web. lo relacionado con Mentoring. Tiene calidad y en ...
     
  • Mentoring Empresario en La Vanguardia

    maria 18.06.2014 21:12
    Me parecio muy interesante la nota. Estamos iniciando una marca de ropa FELICITY URBAN.Estamos en Cba ...