MITOS Y VERDADES DE SER EMPRESARIO

Hay vendedores de ilusiones,
que deciden que para ser Empresario.
Se deben detectar oportunidades
Se debe tener visión
Se debe tener poder de decisión
Y aseguran que, en pocas horas,
quien quiere ser Empresario,
adquirirá todas estas habilidades, y más
siguiendo sus consejos e indicaciones

Hay todo un nicho en la literatura, con ingentes materiales escritos que versan sobre “lo que debe ser», «lo que tiene que tener”, recetas para convertirse en un triunfador del mercado. Claves para entender quién puede definirse como tal.

Según los libros al uso y el discurso imperante, un hombre está poco menos que obligado a cumplir ciertas características para ser -o convertirse en- el Empresario Exitoso.

Que debe tener visión y conocer su misión. Que debe saber detectar oportunidades,
innovar y crear, luchar frente a los inconvenientes del entorno, ser capaz de adaptarse a los cambios, tener poder de decisión, saber dirigir, tomar riesgos y otros tantos etcéteras.

Uno lee y escucha estos mandamientos y piensa en recetas de cocina, en donde se
enumeran los «ingredientes» necesarios para ser un empresario de éxito.

Estas recetas, para quienes las promueven, y para quienes ilusoriamente las toman en cuenta, olvidan que debajo de la caricatura que se perfila del de Empresario Exitoso, hay una persona.

Me encantaría que algún teórico de estos “debe ser” tome a una persona y le indique, de frente y sin la intermediación del papel, que debe “saber detectar oportunidades, innovar y crear, luchar frente a los inconvenientes del entorno, ser capaz de adaptarse a los cambios, tener poder de decisión, saber dirigir y tomar riesgos”.

¿Serían capaces de explicarle a los padres cómo ser “buenos padres”?
Es decir, ¿existen patrones de conducta que se puedan imponer externamente como
recetas?

Lugares comunes

En la actualidad pulula un pensamiento mágico debajo de toda esta cháchara
que «pontifica» sobre las características del Empresario Exitoso. Mágico para quien ofrece estas soluciones, pero también para el que desea cumplirlas y las lee ávidamente como si este “manual de buenas costumbres” lo pudiera transportar al éxito.

Voy a detenerme en este vocablo éxito, aunque ya he desarrollado en otros artículos la falacia de su invocación. Porque todo el mundo entiende qué es el Éxito, pero nadie sabe definirlo. Y si uno no puede nombrar algo ese algo no existe.

Entonces pensemos:
¿Será un Empresario de Éxito quien logró juntar mucho dinero o bienes? Como padre,
como esposo, como hijo, ¿también será una persona de Éxito? ¿Cuánto dura un éxito?

 

¿Se es exitoso toda la vida?

Tenga paciencia, estos conceptos los desarrollaré en otro articulo.
No sólo hay gurús que ofrecen las recetas sino también muchas personas que las buscan.

Por Internet, en cursos de “especialistas”. Hay quienes realizan estudios superiores o seminarios con el caballito de batalla de Cómo convertirse en un empresario de éxito.

Todos ellos podrán tener un título que rece: Preparado para ser empresario, pero el título jamás lo convertirá en empresario, y menos con logros.

Porque volvemos a la esencia de este artículo. Nadie puede instruir ni enseñarle a una persona el camino del Éxito, pero sí puede educarla.

Entonces no hablamos de recetas, sino de acompañarlo, de conocerse a sí mismo y
ayudarlo a reforzar sus puntos fuertes, agregarle instrumentos y herramientas de relación.

Recién entonces podrá buscar éxitos o logros. Y ése es el rol, la función y la tarea del
Mentor.

Estímulos de origen

Para ser claros. Hay miles de personas que han llegado a ser Empresarios-
emprendedores desde lugares de suma pobreza u orfandad, en donde ser Emprendedor implica querer salir con fuerza de situaciones frustrantes y adversas.

Puede que emprendan caminos que a veces acaban en frustraciones pero no se
detienen, aprenden de sus errores y tienen fuerza interna, empuje, tolerancia a la
frustración, y no cejan hasta convertirse en EMPRESARIOS-EMPRENDEDORES.

Muchos iniciarán sus actividades en algún lugar de su hogar, o en la calle a la busca de clientes, o en un local alquilado para desarrollar su oficio.
Salen a la calle para proveerse el sustento sin estar en relación de dependencia, o se
independizan para comenzar un nuevo camino. En ambos casos, el objetivo es adquirir valor agregado para comer, para vestirse, para darle comida a su familia.

Trabajar solo, comprar, vender y cobrar, llenar todos esos lugares sin delegar funciones a nadie no necesariamente lo convierte a uno en empresario. Sin embargo, con pericia, percibiendo las oportunidades, comprendiendo las necesidades de la plaza uno puede crecer y expandirse.

Para ello tendrá la necesidad de agenciarse primero de un colaborador, después de otro, y a medida que crece la demanda de lo que ofrece, intentará seguir buscando personas para delegarles tareas.

Aquí va nuestro planteo: todo esto es el resultante de determinado tipo de personalidad.

Alguien con facilidad de relación con otros, con empatía, que no teme depositar confianza en un tercero, alguien que comprende sus límites sin querer acaparar todo el trabajo y ser organizado, ese alguien podría llegar a ser un muy buen empresario.

Me detengo en el condicional “podría” porque esa misma persona, en vez de convertirse en un empresario, podría convertirse meramente en un patrón. Y ser patrón no es lo mismo que ser empresario.

Una cosa es creerse empresario y otra es el atributo del SER empresario.
Si esta persona no tiene la capacidad interna, o no contrata a un profesional idóneo
(mentor, consultor) que junto a él indique día a día cómo armar una organización, un organismo, no llegará a armar una empresa. Por lo tanto, por más manuales que lea, no
llegará a ser empresario.
Los atributos
Para ser un buen empresario debe tener determinados atributos, si no será un empresario
-emprendedor y no comenzará siquiera el tan mentado camino al éxito.
Ser Emprendedor es una herramienta para cualquier orden de la vida, no sólo para los negocios, sino también en la vida profesional, como empleado, poeta, educador o soldador metalúrgico.

Ahora bien, si salió a la calle en su momento para emprender su propio destino y este entusiasmo e ilusión se le pierden en el camino, no será un buen empresario. Tan sólo alcanzará el status de patrón.

Si posee como persona, seguridad en sí mismo, curiosidad, paciencia, tolerancia a la frustración, ética, y sobre todo entusiasmo (que no es una palabra menor), será un Emprendedor.

En suma, un empresario es una persona que fue creciendo con sus colaboradores, que pudo organizarlos y organizarse y terminó creando una Organización.

Como cada organización es la proyección de las propias ideas de su fundador, que sólo armando un organismo podrá concretar sus sueños y sus ambiciones.

Éste será un organismo único, diferenciado de los demás porque la persona que lo creó también es única e irrepetible.

Cada Organización llevará, mientras dure, el sello de su fundador, porque sus bases
fundacionales serán una proyección de la mente y las características propias del
fundador. Y crecerá orgánicamente. Esto significa que tendrá sus órganos internos, y así como el cuerpo humano tiene órganos, en el caso de una empresa, serán los empleados especializados en su tarea, tal como los órganos del cuerpo, los que permiten sostener un equilibrio.

Si un cuerpo humano no está armonizado tendrá fallas de funcionamiento, dolores, y tendencia a la enfermedad. La empresa debe funcionar de la misma manera, porque si no, se convertirá en una empresa disfuncional. Y las empresas disfuncionales se paralizan, no producen valor, generan problemas internos y hay quien se pasa tratando de curarlas, pero si intenta hacerlo desde afuera hacia adentro, apenas logrará pintar la carrocería, pero no reparará el motor.

Las dificultades se resuelven de adentro para afuera, y así la empresa volverá a tomar velocidad, y generará un sistema de confianza afuera de ella, en sus relaciones con proveedores o clientes, incluso con la comunidad donde está emplazada.

Es entonces donde el Empresario tiene su mayor desafío. Esta instancia implica hacer funcionar a las distintas personas que lo acompañan en lo que realmente les compete.

Y verificar si tiene gente incompetente a su mando, u observar si se solapan tareas que ralentizan la dinámica de producción, en servicios, en lo comercial o en el área de la industria.

Todos a sus puestos

Hay una frase que parece ser obvia, pero es muy importante como columna vertebral de una empresa: la persona adecuada en el lugar adecuado. Un empresario no sólo debe ser emprendedor, encontrar oportunidades y buscar concretar su sueño, sino que su papel más importante, imprescindible, será el de contratar correctamente a sus colaboradores, sabiendo lo que es necesario para cada espacio, cada lugar donde alguien pueda ser necesario. Ni una persona de más pero tampoco una de menos para que no se generen lugares vacantes pero tampoco se solapen las actividades.

Cada uno debe ser consciente del lugar que ocupa y realizar su tarea en forma eficiente

O sea que el contador sea contador, que el vendedor sea vendedor y la telefonista que atienda el teléfono. En resumen, como decíamos antes, la persona adecuada para el puesto adecuado. Para que cada cual sea responsable de su tarea, y para esto, por supuesto, es importante “comprar hecho”.

La empresa no es una escuela para que la gente venga a aprender su oficio. Todo el personal tiene que estar entrenado, ser “respondible” por sí mismo.

Sí, puede tener aprendices al lado de alguien que pueda formarlos, pero el primero que debe conocer claramente su rol su función y su tarea, es el posible formador. Si no, sólo le transmitirá inseguridades y “vicios” en la tarea, que volverán a generar desajustes en el cuerpo de la empresa.

Quedan en el tintero muchos conceptos acerca de quién lograra llegar a la ansiada meta de convertirse en un Empresario-emprendedor Exitoso. Porque un Empresario- emprendedor no nace, se hace. O pide ayuda para llegar a serlo.

Desde Barcelona. Julio 2021
MENTORING EMPRESARIO
Mentor Ernesto Beibe
Mentora Celina Tuturman
Whatsapp +34 698 937 336
+34 638 741 510
celina.tuturman@mentoringempresario.com
ernesto.beibe@mentoringempresario.com
www.mentoringempresario.com

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.