MI ENCUENTRO CON CLAUDIO NARANJO

Historias verdaderas

 

El primer contacto con Naranjo

 

Mi primer contacto con Claudio Naranjo fue asistiendo a una conferencia en Buenos Aires. El tema propuesto era referente a la educación, que finalmente es lo que nos unió en todas las ocasiones que nos hemos encontrado.

Me acomodé en mi butaca y veo que en el escenario hay un único sillón cómodo, con un micrófono. Entra Claudio y se sienta en el sillón, se acomoda, le acercan un micrófono de pie, como frente a una actuación y durante las 2 horas que duró su ponencia, aprendí 1 cosa fundamental.

Contrariamente a la forma a la que yo me presenté durante varios años en el escenario, mientras daba una clase o una conferencia, me movía de un lugar al otro, con la subsiguiente dispersión de la atención de las personas. Sin embargo, lo que aprendí de Naranjo es que no hace falta gesticular y caminar para que la gente lo siga a uno, sino que es muy bueno fijarse en un lugar donde converjan todas las miradas y se abran todos los oídos a la palabra del ponente.

Esta técnica la utilicé desde aquellos lejanos años, hasta el día de hoy.

 

El primer encuentro con Naranjo

 

Quisiera señalar que hasta que no asistí a su conferencia, yo desconocía el nombre de Naranjo, porque las fuentes de mi trabajo de mentor estaban en libros ingleses y franceses.

 

Fui convocado a este congreso por la Dra. Adriana Schnake y la casualidad (o no), me llevó a desayunar en el hotel, junto a Naranjo, donde departimos entre sorbo y sorbo del café, acerca de conceptos y métodos sobre educación. Pasado media hora, Naranjo iba a presentar su ponencia en el congreso y me pidió que asistiera.

Lo hice con mucho gusto y quedamos que, al finalizar su actividad, nos encontraríamos puertas afuera del congreso, para seguir conversando acerca de este tema que nos unía, que era la Terapia, a través de la educación y la Educación a partir de señalamientos psicológicos.

Córdoba, Argentina es un lugar montañoso donde realmente hace mucho frio y esto favorecía el caminar, y sin darnos cuenta, se nos fue el tiempo y volvimos pasadas las dos horas. Simplemente porque encontramos tantas cosas en común, la primera fue que compartíamos el dolor eterno que significa perder un hijo y  luego pasamos a explicarnos mutuamente cuales eran nuestros métodos de trabajo.

Para mi fue una experiencia importante, porque el nivel de colaboración entre los 2 se dió instantáneamente, cuando mi experiencia frente a otros colegas profesionales se convertía en una cerrada negativa, al explicar cual era mi propuesta educativa y terapéutica.

Ya volviendo al congreso, Naranjo me ofreció dirigir su Fundación, oferta que decliné, debido a que mi agenda no me lo permitía.

Lo que si acepté era acompañarlo en el SAT de Sevilla y de compartir la actividad con el y con sus alumnos.

Lo que quedó como corolario de este magnifico paseo fue que coincidimos en que el termino educare significa cambiar hábitos, y esto es lo que conlleva a lo terapéutico.

 

El segundo encuentro

 

Si en nuestro primer encuentro, nos encontrábamos en pleno invierno de América de Sur, en esta ocasión, estábamos en pleno verano mediterráneo.

Apenas llegué al SAT de Sevilla, Claudio me recibió cortésmente. El primer gesto, como anfitrión, fue cederme su habitación en el complejo donde se realizaba el SAT, que era prácticamente el único lugar con wifi. Se lo pedí expresamente, porque yo no podía cortar las sesiones de Mentoring que acostumbraba a hacer por videoconferencia. El lo comprendió y con su generosidad, me cedió su habitación.

En nuestro intercambio, hemos visto que el Eneagrama dice acerca de la actualidad del cliente, con diferencia del Genograma que ahonda en la historia para entender como es quien es. Tanto le llamo la atención mi explicación de abordaje a mis clientes que me ofreció hacer un taller de Genograma, dentro del SAT de Sevilla.

Aquí algunos ítems de nuestra charla:

Naranjo -La responsabilidad no es un deber sino un hecho inevitable. Somos responsables de cualquier cosa que hagamos. Nuestra única alternativa es reconocer tal responsabilidad o negarla. Y percatarse de la verdad, nos cura de nuestras mentiras.

Yo agrego -es muy importante discernir entre la culpa y la responsabilidad. Si alguien

pidiera disculpas, espera que el Otro lo exculpe. Si ese alguien , reconociera que tiene responsabilidad y la admite como un acto volitivo, su actitud de hacerse cargo de un daño, lo termina enalteciendo, y no estaría en manos de alguien que lo denigre y humille a la hora de tener que resolver el conflicto

La educación

Me decía Claudio que la educación sirve para mantener a la gente idiotizable y manipulable.

Mi respuesta era que el homologaba  educación con enseñanza y adiestramiento.

Mi concepto es que educare es cambiar habitos de mala integración o discernir cuando un síntoma corporal habla, si la persona esta inhibida de expresarse  pero le faltan las palabras, y lo que no se puede nominar no existe

 

El sello de nuestra amistad

En uno de los encuentros masivos, un participante hizo la pregunta:

-¿Naranjo, que sucederá con todos sus saberes, una vez que usted no esté? A lo cual Naranjo respondio:

-Mis discípulos mas cercanos insisten en que cada uno seguiría con la esencia del Gestalt y le agregaría su propia marca personal. Sin embargo, también tengo la idea de Ernesto Beibe, de que necesariamente debe quedar un sucesor, nombrado en vida.

En nuestro primer encuentro, Claudio y yo hemos conversado largamente acerca de la conveniencia de nombrar un sucesor. Me decía de tener en cuenta que ni Jesucristo, ni Freud, ni Lacan o Mozart han dejado sucesores, sino discípulos.

Mi criterio en este intercambio era que el que no dejaba un sucesor ungido, dejaba una bomba de tiempo en la institución que tantos años le costó consolidar y que luego empezarían las disputas por un liderazgo que se arrogaría la mayoría de los participantes de este mundo.

En el momento de la despedida, a viva voz Claudio me dijo:

-Errrrnesto, quisiera que me acompañes a visitar al Dalai Lama.

Lamentablemente, pasó el tiempo y ya no tuve noticias de su viaje, desconozco si lo efectivizó.

Nos hemos despedido con un abrazo afectuoso de una amistad a primera vista, y aunque nuestros caminos divergían, nos unía mas allá de los conceptos de cada cual, la sensación de que finalmente, los dos queríamos llegar a través de nuestras propias ideas y conclusiones, educar a las personas con dificultades, para poder integrarse mejor en la sociedad.

Desde Barcelona, agosto de 2021
Ernesto Beibe
www.mentoringempresario.com
ernesto.beibe@gmail.com
tel/whatsapp +34 628 698 809

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.